A veces para salvar la vida de un bebé es necesario ayudar a su mamita a resolver un problema realmente urgente. ¡No tienen donde vivir!

En estos casos nos hacemos responsables de su hospedaje y manutención, a cargo de comunidades religiosas que cuidan de ellas, mientras continuamos trabajando por construir una primera Casa Hogar. Las mamitas han encontrado en la Casa Hogar la solución a su situación y el espacio de tranquilidad que les permite afrontar el presente con Esperanza y recibir a sus bebés con entusiasmo.

Para realizar una mejor labor es importante contar con el espacio adecuado donde establecer un Talleres de Artesanías con el que se pueda generar empleo y capacitación, por eso apostamos 100% en este proyecto.

Si quieres aportar, regala un metro cuadrado al proyecto visita "Quieres ayudar" y registra tus datos.